Algas: ¿El alimento del futuro?

¿Podrían las algas ser una solución para la escasez de alimentos proyectada para el futuro? Algunos cultivadores esperan que así sea.

A pesar de su reputación como la escoria de los estanques, el alga representa grandes ingreso para muchos inversores y una posible solución al problema de hambre en el mundo. De hecho, podrías ya estar consumiendo la pequeña planta verde. Las algas se encuentran en los llamados “smoothies verdes”, barras de proteína, proteína en polvo y suplementos como las cápsulas de Omega-3.  Un tipo de alga, la spirulina, ha estado en el mercado hace mucho tiempo como una comida nutritiva con muchos beneficios de salud. Las algas también son un ingrediente en alimentos para animales.

Sin embargo, podría convertirse en una fuente de alimentos mucho más importante. Esa es la opinión de algunas personas como Miguel Calatayudm quien dirige una granja en Columbus, Nuevo México donde los estanques de agua salada se extienden a través del desierto. Calatayud, el CEO de Qualitas Health, que es dueña de las Granjas Green Stream, cultiva una especie de algas llamada nannochloropsis en el agua salada.  La alga crece rápidamente utilizando sol, aire y agua, y la mayoría del agua es reciclada. Puede ser cultivada durante todo el año. Las algas son en un 40% proteína y no es viscosa ni olorosa, según la compañía.

¿Pero a qué sabe? “No estarás comiéndote un sándwich de algo en poco tiempo”, dice Barry Cohen, Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Algas. Las algas seguramente serán usadas como un ingrediente proteico en productos alimenticios. “Muchas compañías están haciendo pruebas”, comenta Cohen.

Son vistas como complemento del espacio que los frijoles de soya han llenado. La soya es a menudo agregada a productos de carne, cereales y pan, y utilizada en productos vegetarianos como un sustituto de la carne.

“Esta industria está creciendo,” dice Cohen. “Es pequeña, quizás 10 a 15 compañías en el mundo.

La demanda de recursos alimenticios de la población

El crecimiento de la población urbana alrededor del mundo generará una gran demanda en los recursos alimenticios según las Naciones Unidas, que espera un incremento de 2.3 billones de personas para el 2050. Alrededor del 70% del agua fresca del planeta ya se usa en agricultura y ganadería. “Podemos cultivar algas en el agua, reciclando del 75% al 80% del agua y hacer un producto de alto valor”, comenta Cohen.

En adición a alimentar la creciente población, las algas sirven para atacar la malnutrición existente. La Fundación Antena Suiza cultiva spirulina en Tamil Nadu, India. La planta se brinda como suplemento a niños para combatir la malnutrición y la fundación capacita a los pobladores en la producción como una forma de incentivar la sostenibilidad local.

La empresa Prolgae Sprulina en Tamil Nadu, dirigida por Aakas Sadasivam (India) y Mika Rautio, un socio finlandés, produce spirulina secada al sol que convierten en un bocadillo tostado llamado “Spirulina Nibs” y también la venden como un polvo proteico.

Pero la producción de algas no siempre es exitosa. Una compañía en California, TerraVia, usaba algas para producir bio combustible. Luego la empresa utilizó las algas para producir harina, aditivos proteicos y aceite para cocinar. También producía ácidos grasos para cosméticos y comida para peces. Sin embargo, se declaró en bancarrota en el 2017.

Vista aérea de granjas de alga de Cyanotech en Hawaii.
WIKIMEDIA/CC0 1.0 UNIVERSAL

Otros usos potenciales

Mucho antes de comenzar a producirse como alimento, las algas eran consideradas una fuente potencial para bio combustible. Se han gastado $2.5 billones a lo largo de 7 años en tratar de producir bio combustible a partir de las algas, menciona Cohen. Las algas secretan aceite. Cuando los precios de los combustibles eran muy altos, las empresas petroleras comenzaron a investigar las algas como una fuente alternativa de combustible. “Si las petroleras pudiesen construir y desplegar grandes granjas de biocombustibles, estas podrían ser una solución para el automóvil eléctrico ya que la infraestructura ya está desarrollada”, comenta Cohen. El bio combustible de las algas es, por su puesto, carbono neutral.

Las algas también extraen dióxido de carbono y expulsan cantidades de oxígeno. Pero en algunos aspectos, las algas son el villano.  El crecimiento de algas nocivas crean toxinas en el agua del mar, matando peces y otra vida maina. Pero al poner las algas a trabajar, y en la mesa, podría hacerlas heroínas.

Hits: 150

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *